Imputan a presunto motochorro que mató a comerciante

El fiscal Alfredo Acosta Heyn imputó a un supuesto asaltante que estaría implicado en un atraco mortal perpetrado este 23 de marzo en un local comercial de Hernandarias. De igual forma, el representante público requirió la prisión preventiva del encausado, quien fue aprehendido por los vecinos y luego entregado a la Policía.

El presunto criminal está identificado como Julián Adalberto Espínola Benítez, quien afronta cargo por la supuesta comisión del hecho punible de robo con resultado de muerte. El mismo permanece recluido en el calabozo de la Dirección de Policía de Alto Paraná, a disposición del Juzgado de Garantías.

Según la investigación, el hecho ocurrió este miércoles 23 de marzo, a las 17:54 horas, frente al local comercial denominado «Angela Antonia», ubicada en la calle Antequera casi Río Apa del barrio San Ramón del municipio hernandariense. Resultó víctima fatal Agustín Maldonado Villar (58).

En esa ocasión, dos hombres llegaron al lugar en una motocicleta, que estacionaron en la calle. El acompañante descendió e ingresó al interior del negocio con un arma de fuego en mano, empujando a la señora Salete Buss de Maldonado, quien cayó por el mostrador, circunstancia aprovechada por el supuesto asaltante, quien se apoderó del dinero que había en la caja.

En ese momento, Agustín Maldonado -que se encontraba en la calle- se percató de la situación, tras observar aparentemente lo sucedido con su esposa y al tiempo en que el sospechoso abordaba la motocicleta, el mismo se abalanzó sobre él.

Allí, se generó un forcejeo, hasta que uno de los marginales realizó dos disparos de arma de fuego, que impactaron en el cuello y en la región axilar de Maldonado Villar, quien cayó al suelo y falleció casi de forma instantánea.

Seguidamente, los supuestos delincuentes huyeron en el biciclo, pero a una cuadra del lugar fueron interceptados por algunos lugareños que iniciaron una persecución. Julián Adalberto Espínola fue reducido y entregado posteriormente a los efectivos policiales de la zona. De su poder requisaron un revólver calibre 38 mm., de la marca Taurus. Mientras, el otro involucrado logró escapar.

Intervinieron en el lugar para los trámites de rigor, el fiscal Acosta Heyn, agentes de Investigación de Delitos, de Homicidios y Criminalística de la Policía Nacional, además del médico forense, Dr. Aníbal Duarte. El galeno diagnosticó como causa de muerte “shock hipovolémico y trauma cráneo encefálico por heridas de arma de fuego”.

A %d blogueros les gusta esto: