Denuncian superpoblación de alumnos en el colegio de Cambyretá

 

 

Padres y estudiantes del Colegio Sagrado Corazón de Jesús del departamento de Itapúa decidieron salir a las calles con sus carteles en manos para denunciar la sobrepoblación dentro de la institución. Exigen la apertura de más cursos para un normal desarrollo de clases y que los estudiantes realmente puedan aprender.

Según datos ofrecidos por los padres de familia del barrio Arroyo Porã, distrito de Cambyretá, son cerca de 130 alumnos que egresaron del noveno grado y que el primer año de la Media solo tiene capacidad para recibir a 100 estudiantes, por lo que exigen que se habilite un curso extra. “Queremos seguir estudiando y necesitamos de infraestructura”, expresaron en sus carteles los estudiantes.

Atendiendo a los pedidos realizados frente a la institución, la directora Norma Beatriz Kunce decidió firmar un acuerdo en el que se compromete a habilitar otro primer año para que los estudiantes se sientan conformes y puedan dedicarse mejor a sus estudios. “A partir de mañana por la tarde estos alumnos ya tendrán clases”, detalló en entrevista con nuestra corresponsal Rocío Gómez.

Resaltó que gracias a una mesa de trabajo con la supervisión y el director departamental se pudo dar solución a los alumnos, pese a los problemas de infraestructura que presentaban. “Habilitamos una nueva sección con recursos institucionales y reasignación de recursos de la dirección departamental. El problema es que tenemos un exceso de matriculados en el primer año”, explicó.

Manifestó que en el turno mañana se tiene clases con 48 alumnos y por la tarde otros 48 estudiantes, a esto se sumaban 26 jóvenes más que estaban en lista de espera. “Estaban sin posibilidad de estudiar por falta de recursos humanos, por de pronto tenemos una sala de clases para estos alumnos”, refirió.

Cabe destacar que cuentan con el compromiso por parte de la municipalidad para la construcción de una sala de clases para que los integrantes de este nuevo curso tengan una mayor comodidad. “El colegio cuenta con tres pabellones con tres salas de clases cada uno, en total son nueve aulas. Además, se cuenta con los docentes para enseñar”, ratificó.

De esta forma, se llegó a una solución para estos alumnos que quedaban a la espera de que se tome una decisión en cuanto a su futuro educativo. Desde mañana miércoles 9 los más de 20 estudiantes iniciarán las clases en su propia aula y con los docentes necesarios para desarrollar las materias en forma presencial. LN

A %d blogueros les gusta esto: