Advierten sobre probabilidad de riesgo de heladas tras sequía

 

Como cada año, las distintas estaciones se prestan para los diversos fenómenos climatológicos, de los cuales gran parte del país depende al ser un productor agrícola-ganadero nato, por lo que es importante tomar las precauciones necesarias.

Y al ingresar en el periodo fresco, las previsiones traen consigo probabilidades de riesgo de heladas, según un reporte agroclimatológico de la Cámara Paraguaya de Exportadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco).

Al respecto, para tener un panorama más amplio, La Nación – Nación Media consultó con el coordinador de la Unidad de Gestión de Riesgos del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Édgar Mayeregger, quien validó que efectivamente los pronósticos que se generan cada tres meses hablan de posibles heladas, pues ya estamos ingresando en un periodo de riesgo.

No obstante, resaltó que no puede asegurar porque son “probabilidades”, pero también hizo hincapié en un detalle, que la región todavía se encuentra bajo el fenómeno de La Niña, que provoca menos lluvias y que, históricamente, el siguiente invierno suele ser más fuerte y agresivo, de ahí que se puede considerar el riesgo de la helada.

“Lo que tenemos ahora es que la probabilidad se vuelve más real luego de la sequía y las pocas precipitaciones que tuvimos con La Niña, pero no puedo arriesgarme a dar fechas. Eso sí, el invierno suele ser más riguroso, pero que se adelante o atrase no podemos precisar”, expresó.

Zonas y cultivos

En ese sentido, explicó que las primeras heladas, según las regiones, en el sur del país se suelen dar en la última semana de mayo, mientras que el Norte en junio. Pero con la gran variabilidad climática, las fechas ni el fenómeno no se pueden garantizar, pero la probabilidad siempre existe, reiteró.

En cuanto a los rubros que más corren riesgo con la helada, indicó que cualquier cultivo en campo de hecho está bajo la preocupación, pero especialmente el maíz zafriña, la soja y otros rubros frutihortícolas, pero Mayeregger remarcó que los cultivos de invierno, de hecho, suelen ser resistentes.

Es así que la helada es un riesgo que el productor siempre maneja, por lo que también tendrá mucho que ver la responsabilidad que cada productor emplea, pues los manejos y las técnicas están, pero aseveró la importancia de ir recordando la época de temperaturas bajas, con probabilidad de lluvias importantes que también se descartan.

“Es importante entender que las heladas se dan época de otoño-invierno, y son normales entre junio, julio e incluso agosto, pero si se asocia con La Niña puede que se generen eventos más temprano y que se tengan que utilizar técnicas y métodos de protección contra la helada”, insistió.

A %d blogueros les gusta esto: