Servicio, industria y construcción impulsaron repunte de la actividad económica al inicio del 2022

La actividad económica arrancó el 2022 de manera positiva, pero ya en un escenario de desaceleración, donde los sectores de servicio, industria manufacturera y la construcción impulsaron el crecimiento mensual de 3,5%, según destaca el Banco Central del Paraguay (BCP) en su reporte de Indicador Mensual de la Actividad Paraguaya (Imaep).

Sin embargo, los sectores que ya se vieron afectados al arranque del año fueron el agro, la ganadería y la generación de energía eléctrica, que atenuaron el crecimiento en enero. Al excluir principalmente al agro y a las binacionales, la actividad económica se traduce en una expansión de 10%.

Indicador Mensual de la Actividad Económica - Evolución mensual. Foto: Gentileza.
Indicador Mensual de la Actividad Económica – Evolución mensual. Foto: Gentileza.

Miguel Mora, economista jefe de la banca matriz, explicó que desde diciembre del año pasado se viene observando un cambio en la dinámica económica del país, principalmente en factores internos como externos. La sequía empezó a intensificarse y eso se observa en los resultados preliminares del BCP.

Sostuvo que todo el panorama se vio afectado por la sequía, que incluso impactó en el índice de confianza del consumidor. Se prevé que el efecto se agudice en los próximos meses y eso afectará a la estimación del Producto Interno Bruto (PIB) prevista para el mes que viene, con sesgo a la baja.

En los servicios se destacaron los desempeños positivos verificados en el comercio, restaurantes y hoteles, servicios a las empresas, servicios a los hogares y servicios gubernamentales. Asimismo, mostraron aumentos el transporte, la intermediación financiera, las telecomunicaciones y los servicios de información.

Dentro de las manufacturas, las actividades que incidieron positivamente fueron la producción de aceites, molinerías y panaderías, lácteos, bebidas y tabacos, químico-farmacéuticos, productos del papel, madera, minerales no metálicos y fabricación de metales comunes. No obstante, estos resultados favorables fueron atenuados por las variaciones negativas verificadas en la producción de carne.

La actividad de la construcción presentó un incremento interanual. Esto también se reflejó en un aumento en la demanda de los principales insumos empleados por el sector.

Desenvolvimiento negativo

El resultado de la actividad agrícola, con base en las últimas informaciones disponibles, verificó un desenvolvimiento negativo debido a los menores niveles de producción agrícola, fundamentalmente de la soja, afectada por condiciones climáticas adversas. La ganadería mostró una dinámica interanual negativa debido al menor nivel de faenamiento tanto de porcinos como de aves, y, en menor medida, por una retracción en la producción de huevos.

Por su parte, continúa la disminución en la generación de energía eléctrica de las binacionales debido a que continúa el reducido caudal hídrico del río Paraná. LN

A %d blogueros les gusta esto: