Confirman hallazgo de cuerpo de empresario de Kazajistán: fue cercenado y enterrado en Ypané

 

El cuerpo del empresario proveniente de Kazajistán, Mikhael Vasilievich Legotkin (45), desaparecido el 3 de febrero pasado, fue encontrado dentro de una fosa en la compañía San Isidro de Ypané. Su cadáver estaba entre unos grandes matorrales de una zona despoblada. El hombre fue totalmente cercenado y cargado en dos bolsones.

Aparentemente el cuerpo estuvo unos días en una casa alquilada en San Antonio y allí tuvieron tiempo incluso para cargarlo en una congeladora y luego en las bolsas para dejarlo en la fosa.

Tras la detención de dos ciudadanos bolivianos, uno de ellos confesó el crimen y las autoridades se abocaron a la búsqueda en la zona sur del departamento Central, donde finalmente hallaron el peor desenlace.

El procedimiento estuvo encabezado por el doctor Héctor Meza, médico forense , y el comisario principal Hugo Grance, jefe del Departamento contra Homicidios.

El operativo se inició en la noche de ayer, luego de que uno de los detenidos haya aportado datos importantes sobre la ubicación del empresario. En horas de la tarde habían sido apresados Víctor Álvaro Roca Vargas, de 45 años, y Cristian Picha Ricaldi, de 22 años.

Ambos se encontraban en el aeropuerto Silvio Pettirossi y aparentemente estaban a punto de volver a Bolivia. El jefe policial Grance mencionó que la zona es bastante despoblada, muy oscura, y los autores pudieron trabajar con bastante tranquilidad para cavar e ingresar los bolsos.

Los investigadores indicaron que el desmembramiento fue muy fino. Según el forense, no tiene preliminarmente signos de muchos golpes. Para una mejor inspección, el cuerpo fue trasladado a la morgue judicial y se tendrían novedades en el transcurso de la mañana.

El doctor Meza detalló que dentro de una de las bolsas estaban los dos brazos y dos piernas. totalmente cercenados desde la raíz. En otra de las bolsas, el torso y la cabeza. Las partes estaban envueltas en lonas, polietileno negro, reforzados con cintas adhesivas.

Rasgos coincidieron con el desaparecido y para la confirmación se procederá a la autopsia. Cree que los cortes se habrían hecho con una sierra eléctrica, no con un hacha u otra arma. A las partes le colocaron formol y estaban a 60 centímetros bajo tierra.

La policía sospecha de que hubo una deuda relevante de dinero por parte de la víctima, y que los detenidos vinieron exclusivamente para asesinar al empresario; en un nuevo caso de sicariato en Paraguay.

Esta hipótesis se va a estar profundizando, tras conversar con los familiares y tener mayor precisión de por qué lo mataron. Abc

A %d blogueros les gusta esto: