Caso San Bernardino: Fiscal de Crimen Organizado tomó declaración, quien admitió que pudo ver los destellos y disparos, aunque no reconoce al supuesto autor

El fiscal delegado de la Unidad Especializada de Crimen Organizado, Marcelo Pecci, habló con relación a la declaración de José Bogado Quevedo, indicó que “él declaró en carácter de testigo. Señaló que llegó al evento alrededor de las 20 horas, en compañía de su señora. A partir de la entradas adquiridas por allegados del mismo a quienes identificó, también pasó a ocupar la zona de camarote Faces y que en el movimiento habitual fue a la zona de los sanitarios. Una vez allí reconoció también que se encontraba posicionado a lado del señor Marcelo Monteggia mientras aguardaba, a quien conocía de vista por ser oriundo de Pedro Juan Caballero, al igual que el mismo. También estaban un poco más alejada las víctimas fatales. Fue todo muy rápido señala, prácticamente él vio los destellos de los disparos, aproximadamente 7 u 8 y ya sintió el impacto de uno de ellos en la zona de la espalda, puesto que con esfuerzo señaló que corrió.”

En otro momento el representante fiscal señaló, “al ser consultado si estuvo en la ciudad de San Bernardino en los días previos, él reconoció que por tener problemas con la Justicia no tenía un domicilio fijo, que iba de domicilio en domicilio. Así también, al ser requerido si fue controlado en el ingreso por la Policía Nacional o por la seguridad interna del local respecto a la tenencia de armas, señaló que nada. También le consulté si percibió un episodio previo que pudiera haber motivado este desenlace y respondió que nada de ello ocurrió, que fue todo muy sorpresivo».

Ese fue el testimonio básicamente de esta persona, lo hizo en carácter de declaración testifical y él sigue guardando reclusión en el centro policial, a las resultas de otros procesos. Tiene un proceso de extradición e independientemente hay otros procesos que involucra a un levantamiento de una orden de detención del sistema informático de la Policía Nacional, que está a cargo de otra Unidad Fiscal.”

Indicó que «no conocía a Marcos Rojas ni sabía nada de él. Por otra parte, a quien admitió que sí conoce es a Monteggia, por ser de PJC». En cuanto así aportó algo con relación a los sicarios, el fiscal Pecci indicó, «que no, porque señala por un lado que fue algo sorpresivo, por otro lado refirió que no logró ver ni siquiera la fisonomía del mismo, que sí vio los destellos de los disparos».

«No habló mucho sobre el caso de la alteración del sistema porque no hace a este hecho en particular. Si reconoció que estaba con problemas con la Justicia, pero no habló mucho sobre eso. No tenía un domicilio fijo por eso, cambiaba constantemente de domicilio, por el problema que tiene con la Justicia. No tenía un domicilio fijo para no ser vulnerable. Obviamente contaba con algún tipo de protección sustrayendose al cumplimiento de la detención o a que sea detectado algún documento falso. Se dedicaba a cuestiones comerciales en general».

El se ratificó que «en el único momento que se cruzó con Vita Aranda fue en los sanitarios. No le conocía tampoco, sabía que era una figura pública de las redes sociales». Descartó que haya estado con Monteggia, reconoce que lo conocía, pero que él había ido al concierto con su señora, con su prima, su cuñada, más bien en un ámbito familiar.

No obstante, él estuvo declarando en carácter testifical y todo esto será también cotejado por la Fiscalía, aclaró el agente fiscal.

Concluyó diciendo que, “La investigación está muy consistente, estamos transitando por las sendas correctas con las hipótesis del caso en el día 4 de los hechos, la cual la iremos fortaleciendo ratificando a partir de los elementos adicionales que vayamos colectando. ”

A %d blogueros les gusta esto: